Bienvenido a la Hemeroteca Digital de Nayarit   Click to listen highlighted text! Bienvenido a la Hemeroteca Digital de Nayarit Powered By GSpeech

Siempre existirá, mientras viva un acaponetense, el recuerdo de la trágica mañana del fatídico 13 de Septeimbre de 1968, en el que las desbordadas aguas del río que da su nombre a la ciudad la invadieron causando pérdidas por millones de pesos dejando en todos los hogares una estela de tristeza, de desolación, de sufrimiento, de dolor.

 

En el medio milenio que tiene Acaponeta de existencia, nunca había sido tan duramente tratada por los elementos naturales; se habían registrado, sí, desastres magnos, pero ninguno con la tremenda grandeza de este de 1968 que alcanzó niveles increíbles, alcances nunca imaginados siquiera.

Esa mañana cálida de Septiembre estará por siempre en el recuerdo de quienes aquí pasamos por la vida; la imagen de aquel Acaponeta invadido por los destructores elementos que mansamente, poco a poco hasta alcanzar una fuerza increíble en su corriente llenaron las calles y las casas de la ciudad permanecerá por siempre en nuestra memoria la estela de ruina y desolación dejada por esas aguas, el horrendo espectáculo de las miles de toneladas de cieno que quedaron en las habitaciones y calles, será siempre una obsesión para todos.

Pero fue esa también la prueba máxima para los acaponetenses, que en ese 13 de Septiembre creyeron llegado el fin de la ciudad; nunca como entonces se ha demostrado más palpablemente el cariño que sienten los acaponetenses por su querida ciudad; nunca como entonces, el espíritu de lucha que anida en todos y cada uno de los acaponetenses se puso más de manifiesto.

Ese 13 de Septiembre de 1968.... qué tristeza dejó en nuestros corazones....

Las gráficas que publicamos en estas páginas, son un pálido testimonio de la enormidad del desastre; no hemos querido poner  texto a cada foto, sólo dejamos a juicio del lector que se imagine, aquel que no pasó esos trágicos momentos aquí, el alcance del daño que unas miopes autoridades estatales no quisieron reconocer, que pretendieron ignorar nuestra desgracia. En fin, aquí está el testimonio de nuestro sufrir, de nuestra tragedia.

Aquel 13 de Septiembre de 1968...

 

Publicado en El Eco de Nayarit en su edición de 75 Aniversario el 30 de Agosto de 1992

 

0
0
0
s2smodern
facebook_page_plugin
Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech